GRACIAS HIJO, GRACIAS PÁ.

estamos unidos

A mi hijo Fran, TOPADORA Fran (su apodo), de la gloriosa ‘95 del Club Universitario de Buenos Aires. 

Aunque la distancia no se pueda medir y parezca infinita, al igual que el dolor, sé que algún día nos volveremos a unir.
No sé dónde estás, ni cómo llegar, pero sé, que cuando parta, iré para allá. Partir fue tu decisión y al hacerlo parte de mí te acompañó, difícil es seguir, pero debo esperar... aún debo transitar un camino arduo y difícil, donde paso a paso debo avanzar, a sabiendas de que en el final, estarás aguardándome para abrazarte como la última vez.

Mi amor por vos no tiene límites, es infinito, puro y cristalino, al igual que el dolor, que fluye como el amor. 
Es difícil vivir sin vos, es difícil hacer sin vos, es difícil estar sin vos, es difícil seguir sin vos.
Debido a tu partida no le temo al partir, sé que en algún lugar nos vamos a reencontrar. Allí reiremos, jugaremos, o simplemente estaremos juntos nuevamente, disfrutando, cantando y hasta nos parecerá anecdótico el sendero que cada uno tuvo que recorrer.

A diario pienso en ti, a diario lloro por ti, a diario deseo verte, abrazarte y tenerte. 
Nunca pensé que debería atravesar este sendero pero, ahora que lo estoy recorriendo, sé que ningún bache es tan profundo, que ninguna tormenta es tan fuerte, que ningún frío es tan intenso y que ningún calor es tan agobiante como este sendero.
Un sendero en el cual no se pueden cubrir sus baches, donde 
las tormentas no se detienen y donde solo puede avanzarse 
paso a paso, sin importar lo empinado, rústico o agresivo que éste sea.
El desafío es llegar a la meta, aunque no la vea, aunque no 
haya indicaciones, marcas o direcciones. Sé que en algún 
momento llegaré a ella y, al atravesarla, estarás ahí para 
recibirme. 
Asi, como el amor se convierte en dolor, sé que ese dolor se convertirá en amor y para ello tengo mucho que trabajar. 
Mientras tanto y solo por hoy, sé que aunque no estés, estás. A mi lado como siempre, de otra manera, de otra forma. En mi corazón y en mi mente y mientras que mi mente me lleve al corazón y éste al sendero del alma, siempre estarás en mí. Y serás por siempre el guardián de mi alma, el de tus hermanos, hermanas y seres queridos.


Papá.

Síguenos

  • Facebook Clean Grey

© 2016 por Gracias hijo, gracias pa. Creado para aquellas personas que sufrieron la perdida de un hijo.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now